Arquitectura – Por fuera grandioso, dentro - brillante
Los centros de procesamiento de datos tienen que ser funcionales. Eso se traduce en que todas las interfaces en el edificio y aquellas que conectan con el exterior tengan que encajar a la perfección entre sí. Aun cuando el centro debe dar una impresión poco llamativa hacia el exterior, en el interior se precisa de alta tecnología, lo que repercute en la distribución del edificio. Es bueno cuando los diseñadores del interior también saben del envoltorio.

Igual si se trata de un sencillo y funcional paralelepípedo, o de arte arquitectónico grato y estético– nosotros nos encargamos de que el centro de procesamiento de datos se vea desde el exterior como a usted le guste. Igualmente cuidamos de que el edificio funcione con la mayor eficiencia posible.

¿En que se traduce esto en la práctica? Pues muy claro: costos más bajos a través de una planeación práctica. De esta manera por medio de una buena arquitectura se puede ahorrar energía, rebajar el consumo de agua, reducir las emisiones de CO2. Aún cuestiones tan triviales a primera vista, como por ejemplo la longitud de un cable indispensable, pueden ser minimizadas por medio de una convincente planeación espacial. A fin de cuentas: dinero ahorrado.
Imprimir Correo